Habilidades-Sociales-Community-Manager-II-660x330A veces pasan estas cosas. Y más en entornos de empleo convulsivo en el que puestos se van y puestos llegan con una facilidad pasmosa. Si eres de los llamemos afortunados que se quedan y al que le llueven todos los proyectos de los que se fueron, este es tu lugar. En concreto es más tu lugar si eres un community manager al que le ha pasado esto, de golpe tiene un nuevo proyecto y está con el típico pánico del que no sabe por dónde empezar.

De esto va este artículo, de cómo dar los primeros pasos para afrontar un proyecto gordito de community management y salir más o menos airoso.

Metámonos en situación. 9:00 AM. Llegas a tu puesto de trabajo. Enciendes tranquilamente tu ordenador. Revisas el correo, las primeras tareas de la mañana y echas un vistazo por encima a tus comunidades, a ver qué se ha cocido durante la noche. Pero de pronto una llamada te hiela la sangre: el jefe te invita a su despacho. Tú, que te creías que ibas a ser el próximo en salir por la puerta con tus cosas, sales de su despacho con un proyecto nuevo bajo tu responsabilidad: el que era de tu anterior compañero. Una comunidad grande, formada, acostumbrada al modo de gestionar del que ya no está en la empresa.

Quizás tu siguiente impulso sea “correr a esconderte debajo de los abrigos a esperar a que todo se solucione”, pero eso no es de buenos profesionales. No, no insistas, porque no lo es. Así que lo mejor es secarse las lágrimas y ponerse a seguir estas pautas.

community_manager_mindPauta 1: examina, no vayas a lo loco

Cada community manager tiene sus maneras de hacer las cosas. Como seguramente el que se ha ido no esté dispuesto a ayudarte a hacer la labor que él hacía para la misma empresa que le ha despedido, estás solo. Pero no por ello desamparado. Por suerte, en las redes sociales se queda la huella de lo que hizo tu predecesor. ¿Cómo no vas a utilizarlo?

Básicamente es bueno fijarse en varias cosas: el tono que utilizaba el anterior community, la frecuencia con que actualizaba redes, el tipo de publicaciones que hacía según la red social y las fuentes de información que utilizaba. Recuerda que llegas a una comunidad en donde las cosas se hacen de una cierta manera y los usuarios están ahí porque les gusta lo que veían, y ya lo dice el refrán: “donde fueres haz lo que vieres”.

Es especialmente importante examinar las fuentes de información para responder a estas preguntas: ¿Se alimenta sólo de información salida de la compañía o incluye información externa? ¿Qué tipo de medios enlazaba: blogs, periódicos…?

HERRAMIENTASPauta 2: ¿qué necesito?

Las herramientas y materiales con los que trabaja el community manager no son siempre las mismas. Dependerá del tipo de comunidad que tenga que gestionar (de información, de arte, de música…), pero siempre viene bien disponer de unos básicos y a ser posible ejecutados en el navegador. Como la típica camiseta negra o blanca de tirantes que te pones debajo de todo y sirve para todo.

  • Hootsuite. Esta es una obviedad, pero es que pocos gestores tan completos (por no decir ninguno) existen como este. ¿La única pega? El modo que tiene de subir imágenes a twitter a través de ow.ly, ¡es sencillamente horrible! Si vas a tener que usar imágenes constantemente, mejor búscate otro o utiliza el propio twitter web.
  • Gmail y todos sus servicios. ¿Cómo vivíamos antes de Gmail? No me acuerdo, pero debió de ser una época horrible. Calendar es lo mejor para organizarse eventos, fechas señaladas o calendarios de publicación. Drive es la mejor opción para tener siempre disponible todos tus documentos (estrategias, contraseñas, informes, etc) si eres un community que no pare de moverse de ordenador en ordenador y “communitymanagee” desde varios dispositivos. Nosotros no solemos utilizar precisamente los equipos más potentes para hacer nuestro trabajo, así que todo lo que suponga abrir menos programas y centrar todas las tareas en el navegador es muy positivo. ¡Y olvídate de eso de que se te cierre el programa sin haber guardado los progresos!
  • Un gestor de feeds. Se nos fue Google Reader, pero no por ello debemos dejar de utilizar gestores. Nos permiten disponer de jugosa información a golpe de vista y tener a nuestra comunidad bien alimentada sin tener que detenernos a buscarla.
  • Un editor de imagen. Muchas veces necesitas retocar imágenes: que si incluir el logotipo en tal, que si ajustar la imagen al tamaño de pascual… Sí, podríamos instalarnos Photoshop, pero ya lo acabamos de decir: cuanto menos programas abramos y cuanto más utilicemos la red, más productivos seremos. Pixlr.com es mi opción favorita para editar imágenes on-line. Tiene un modo editor que es a imagen y semejanza de photoshop y tiene un modo express que nos permite editar imágenes al estilo instagram. Muy recomendable.

Pauta 3: no tengas miedo

 

url

Aunque pueda “dar vértigo” ponerse frente a una comunidad nueva y pretender que el cambio de community se note lo mínimo, al fin y al cabo es hacer lo mismo de siempre. Y como siempre, cometerás errores y aciertos. Y como siempre aprenderás de ellos, es decir, ajustarás tus publicaciones sobre la marcha.

Tampoco basta con quedarse haciendo lo mismo que hacía el anterior. Si ves que puedes aportar mejoras, por supuesto, hazlo. Lo bueno y lo que funciona no es perfecto, hay espacio para que tú lo mejores. ¡Pero con criterio! Prueba y observa los resultados. Si son positivos, adelante.