Hoy vamos a hablar de Grabyo, una empresa con sede en Londres cuya tecnología hace que sea más fácil para las empresas agarrar (de ahí su nombre, grab en inglés) y editar clips de sus propios vídeos y compartirlos a través de cualquier canal social en tiempo real. El resultado debe ser algo como esto:

Hace pocos días Grabyo anunció su asociación con el All England Lawn Tennis Club (AELTC) para llevar, casi en vivo, las mejores jugadas de Wimbledon a los aficionados al tenis de todo el mundo. La alianza va permitir que los aficionados vean vídeos cortos a través de Facebook, Twitter, Google+ y YouTube sobre lo que va ocurriendo en la pista central y la uno y dos. Los clips durarán entre 30 segundos y 60 segundos y se publicarán alrededor de 25 a 50 clips cada día.

“Esto es particularmente interesante, ya que será la primera vez que un titular importante de derechos deportivos ha entregado vídeo en tiempo real a una audiencia global a través de múltiples plataformas sociales”, dice el CEO Grabyo Gareth Capon.

El contenido en directo cada vez será más transmedia, hasta el día que nos preguntemos cómo era eso de sólo ver los partidos a través de un canal.