La viralidad depende mucho del alcance de tu comunidad.

Uno de los términos que más escuchamos de los gurús de esto que llamamos Social Media es “Marketing Viral”. Estamos hartos de artículos y posts en los que te mencionan los 5 pasos mágicos para viralizar tus tweets o recomendaciones tan genéricos como “debes viralizar tu contenido para llegar a una mayor audiencia”…

Este tipo de artículos y recomendaciones vacías ha generado que mucho de los nuevos profesionales de este mundo sueñen con crear esa campaña mágica con millones de clicks y visitas. No dudo que alguien haya dado algún campanazo y lo haya logrado, pero si tus campañas se basan en la suerte, mal vamos.

Lo cierto es que hay gente seria por allí que se ha tomado el tiempo para estudiar de forma empírica qué se necesita para viralizar nuestro contenido. Mi favorito es Dan Zarrella y desde aquí os recomiendo a todos su libro Zarrella's Hierarchy of Contagiousness: The Science, Design, and Engineering of Contagious Ideas.

En este libro Zarrella utiliza términos de epidemiología para explicar cómo se esparce una idea (Tweet, Mail o Post). Así, nos explica cómo el ratio de contagio de nuestras ideas normalmente es bastante inferior a 0.1, lo que significa que para que viralizar nuestras ideas debemos exponerlas a una gran audiencia.

Así que ya sabéis, que no os cuenten milongas sobre cómo conseguir viralizar vuestro contenido. Está científicamente probado que la única forma de hacerlo de forma consistente es teniendo una gran comunidad a la que exponer nuestras ideas.

No lo he mencionado porque parece hoy es una obviedad, pero recordad que no hay forma de que alguien comparta tu contenido si éste es malo por muy grande que sea la comunidad en que lo expones.

Edu Celorio – @educelorio