Acabas de empezar un nuevo juego. A medida que aprendes las reglas y empiezas a tener éxito logras tus primeras insignias, o badges en inglés, que premian y reconocen tus logros. Luego, sigues avanzando por el juego y comienzas a batir retos más difíciles y obtienes… más insignias.

La gamification va más allá que las simples medallas

Según Michael Wu, jefe del departamento científico de Lithium Technologies, este es el problema con la mayoría de las iniciativas de gamification. Demasiados programas de gamificación, o ludificación como recomienda Fundeu, se centran en el corto plazo, dejando de lado modelos sostenibles y eficaces a largo plazo. Los buenos juegos incluyen estructuras de niveles que mantiene a los usuarios en un estado de activo. Todos los obstáculos posteriores son desafiantes, pero alcanzables debido a la habilidad que los usuarios han adquirido al superar los niveles anteriores. 

Dicho esto salta la pregunta del millón, ¿cómo podemos crear un programas de ludificación sostenibles en el tiempo? El psicólogo experimental BJ Fogg resume los 3 elementos que necesitamos en el diseño de juegos de éxito: 1) motivación; 2) habilidades; y 3) desencadenantes.

Modelo de Comportamiento de Fogg

Modelo de Comportamiento de Fogg

 

En la mayoría de iniciativas de ludificación nos centramos en incluir elementos de motivación y desencadenantes, pero muchos nos olvidamos de incluir el desarrollo de las habilidades del usuario. Un buen programa de gamification incluye un incremente paulatino en la dificultad de las tareas que pedimos a los usuarios, de forma que éste consiga y note como desarrolla sus habilidades. Los usuarios son más propensos a mantenerse enganchados cuando su motivación se corresponde con un incremento en su habilidad. Aquí es donde los niveles entran en juego ayudando a mejorar la motivación y enseñar habilidades específicas a los usuarios.

Muchos programas de gamification fallan por centrarse en el tipo equivocado de la motivación. Debido a que la motivación precede y determina la conducta, es importante que los juegos se centren en la creación de una motivación intrínseca. Esta motivación intrínseca puede ser: 1) el dominio de algo (el usuario nota que va mejorando sus habilidades); 2) la autonomía (el hecho de realizar determinadas acciones da la libertad al usuario de hacer algo que antes no podía hacer); o 3) la singularidad (el usuario consigue un reconocimiento a través de sus acciones). Los juegos que carecen de la capacidad de crear la motivación intrínseca en los usuarios no consiguen mantener el interés de los usuarios en el tiempo.

Niveles de Motivación Humana

También es importante para los diseñadores de programas de ludificación diferenciar entre la motivación intrínseca y las recompensas intrínsecas. Cualquier tipo de recompensa, sea intrínseca o extrínseca, entra dentro de la categoría de motivación extrínseca. Mientras que las recompensas intrínsecas son útiles, los diseñadores debemos centrar nuestros esfuerzos en inspirar motivación intrínseca en los usuarios para crear programas que sean sostenibles en el tiempo y no estén a merced de la última moda.

El impacto de inspirar verdadera motivación intrínseca es de gran utilidad. En Lithium Technologies, los diseñadores comienzan creando sus juegos centrándose en las recompensas extrínsecas para luego centrarse en las recompensas intrínsecas. Esto permite a los diseñadores aprender poco a poco cuales son las conductas valiosas del usuario; y así establecer la motivación intrínseca pertinente para cada tipo de audiencia. Siguiendo este proceso, Lithium Technologies es capaz de crear una base de usuarios fanáticos que pasan más de 20 horas a la semana en su plataforma.

Según el Dr. Wu, las empresas que quieren tener éxito en sus iniciativas tienen que dejar de implementar herramientas gamification excesivamente simplistas. El éxito de un programa de ludificación consiste en crear verdadero valor para los usuarios, de darles algo más de simples medallas y monedas.

Este post está inspirado en el artículo The Secret to Sustaining Engagement, featuring Michael Wu escrito por Clark Buckner