En la conocida obra de Oscar Wilde “La importancia de llamarse Ernesto”, el protagonista vive un enredo en el que la mitad de su tiempo es un personaje alejado de las directrices morales de una sociedad demasiado puritana como para no necesitar una válvula de escape; y en esa segunda vida se hace llamar Ernesto.

En las redes sociales podemos vivir algo muy similar. ¿No son en cierta manera un alter ego de cada cual?  Todos llevamos nuestra identidad on-line como preferimos, con mayor o menor fidelidad a la real (allá cada uno con sus consecuencias), pero una cosa es clara: si quieres crearte una identidad potente en Internet necesitas llamarte Ernesto en todas partes.

Esto es un case study. Hace unas pocas semanas una twittera planteaba a sus followers una buena duda: ¿cómo debía firmar unas ilustraciones suyas que iban a ser publicadas? La mayoría de sus perfiles alter ego on-line estaban gestionados a partir de su nombre artístico, pero ese nombre artístico no le convencía, no le parecía “serio” como para firmar un trabajo profesional.

Si firmaba con su nick, no quedaba a gusto. Si firmaba con su nombre real, nadie la encontraría al googlear su nombre. Grave problema.

Esto nos lleva a dos sentencias:

  • Elegir un nick debe ser toda una obra de naming.
  • Tu identidad real debe siempre remitir a tu identidad online y viceversa para ser una identidad provechosa profesionalmente.

Desde un principio, hay que poner a trabajar las redes sociales y plataformas on-line en conjunto, desde que te abres la cuenta de gmail, pasando por el blog de blogspot o wordpress, Facebook, Twitter, Linkedin… Y debes lograr que tu identidad real remita de alguna forma a tu identidad online. Si quieres que te encuentren en Internet debes ponerselo fácil a Google y a la gente para no perder ni una oportunidad. Con esto no digo que tu nick deba corresponder sin objeción a tu nombre real, sino que debe existir una uniformidad. ¿Te imaginas que Coca Cola se llamase Wasy Wosy en Francia, Lala Lolo en Alemania, Ñiñi Ñeñe en Rusia? ¿Quién puñetas encontraría su preciada Coca Cola en el supermercado extranjero? ¿Quién se creería que de verdad se bebe una Coca Cola por mucho que la cajera le haya dicho que en su país la bebida se llama Wasy Wosy? Pues lo mismo pasa en Internet contigo.

Llámate Ernesto, Pepito Pérez o La_Ch0ni89 (¡argh!), pero llámate igual en todas partes. Es una firma.

Este es el primer post de una serie de posts sobre construcción de marca personal en Internet. Ya hablaremos sobre cómo optimizar el nick, pero de momento ya tenemos un axioma: uniformidad, uniformidad y uniformidad.

Patri Tezanos – @PatriTezanos