SM-ecommerce-806x378

El 3 de Junio es el e-Day, el día de la venta por Internet, el día en que los mail de ofertas llegan a donde nunca han llegado, el día en que nuestras tarjetas tiritan, tratan de huir hacia donde no podamos quemarlas, hacia donde no puedan vernos gastar y enflaquecerlas. Es el día en que los comerciantes on-line son más felices. Ahora bien, sólo pueden ser felices si están preparados para ello. ¿Tú, e-commerciante, estás preparado? ¿Sí? ¿No?

Vamos a recopilar en este post una serie de lecturas recomendables y recursos para que puedas ser lo más feliz posible y le saques el máximo proceso al día en que los e-commerce bullen:

1. ¿Te has embarcado correctamente?

Buena pregunta. Puedes subir en el avión con la elegancia de Jaqueline Kennedy o puedes subirte como Melendi y acabar como todos sabemos. Un buen comienzo aumenta la probabilidad de un buen final. ¿Y cómo saber si has subido en plan Kennedy o en plan Melendi? Lo mejor es que te pases por este post de Econsultancy en donde marcan los 12 errores típicos que se cometen al convertir un negocio a on-line.

2. ¿Te pueden encontrar?

Los sitios de e-commerce son una web y, como tales, también disfrutan de SEO. ¿Sabes qué cositas debes tocar para ayudar al SEO de tu sitio de venta on-line? En este artículo de Ojo Buscador te da 17 útiles consejos para empezar por algún sitio.

3. ¿Qué hago en redes sociales?

Recueda esto: en las redes sociales no se vende. No al menos de manera directa. No es un canal mágico por el que dices “oye, compra” y te compran. Muy bien lo dijo Edu Celorio en este post. Convéncete. En redes sociales sabemos de sobra que más bien se construye la marca, se interactúa, se gusta, etc; y por consecuencia de esto luego se vende más (porque estamos en el día a día del posible consumidor, porque tu marca le cae mejor que la otra y esas cosas). Pero hay que estar para competir y, sobretodo, para transmitir seguridad si eres un e-commerce. Es fundamental. Ten perfil de Facebook como mínimo.

¡Ah! Y recuerda que el boca a boca tiene más importancia que nunca, y las redes sociales son territorio del boca a boca.

4. ¿Qué marketing es para mí?

El e-mail marketing vive una nueva época dorada. Con esto de los cupones, han resucitado y mejor que nunca. El usuario quiere abrir tu mail porque sabe que le va a dar un pequeño beneficio hacerlo: saber que hay ofertas en tal, saber que tiene un descuento sorpresa… Si eres un e-commerce TIENES que tener una newsletter. No es una opción, es una obligación. Eso sí, no obligues a tu cliente a recibirla. Anuncia tu newsletter en un buen rincón de tu web, pero no mandes newsletter a cualquier cliente que haya metido su e-mail en tu página para realizar una compra. Pide permiso. Es fundamental. Y si vas a enviar newsletter, mira este post donde recogemos las mejores horas para hacer e-mail marketing.

5. ¿Cómo controlo?

En un negocio físico no puedes llevar un control exacto de qué tipo de gente entra, a qué horas lo hacen, qué edad tienen, cuál es su sexo, preferencias, qué cosas miran más, qué cosas miran menos, por qué rangos de precios se mueven… Pero en Internet sí puedes hacerlo. Y, encima, con herramientas gratuitas y potentes como Google Analytics. Estos hechos convierten en una obligación controlar el backstage de tu tienda, porque eso lo convertirá en una tienda mejor.

Y para llevar un buen control, nada mejor que estos paneles ajustados al control de e-commerce y mobile commerce que sugieren en este post.

6. ¿Cómo puedo mejorar la experiencia?

Para eso, nada mejor que hablar de e-buyer a e-seller. Es decir, de cliente a vendedor. ¿Qué te puede contar alguien que compra bastante en Internet sobre qué desea ver en una tienda para comrpar a gusto? En este post te lo numeramos.

 

Patri Tezanos –@PatriTezanos